Ernesto Salazar Briones 
Director Regional Sence La Araucanía

Barómetro de la Construcción Araucanía: Un aporte concreto en un periodo complejo

La situación laboral y económica de nuestra región, marcada sin duda por la crisis sanitaria del Coronavirus que afecta a todo el mundo, ha sido uno de los temas que ha ocupado al Sence en este periodo. Por ello se han impulsado una serie de subsidios al empleo para disminuir los efectos negativos del Covid-19, apuntando con beneficios tanto a las empresas como a los propios trabajadores. Los subsidios Regresa y Contrata, que pueden utilizar las empresas privadas de la región, han permitido que más de 24 mil personas sean incorporadas a un puesto de trabajo. Por su parte, los subsidios Protege y al Nuevo Empleo ya han favorecido con aportes económicos directos a casi 2 mil trabajadores y trabajadoras, en los pocos meses que llevan de funcionamiento. Esta oferta de programas, se complementan con dos líneas ya instaladas en el Servicio: Aprendices y Experiencia Mayor, que entregan bonificaciones para la contratación y capacitación de jóvenes y adultos mayores. De la misma forma, hemos buscado nuevas alternativas para llegar con capacitación pertinente a las personas que necesitan reconvertirse, tanto en el área del emprendimiento como en un trabajo dependiente. Creemos que estos esfuerzos van en la línea correcta, pero sin duda no tienen mayor sentido si no se vinculan de forma efectiva con los sectores productivos de La Araucanía. Por lo mismo, la articulación que se ha logrado con el área de la construcción, por medio de la Cámara Chilena de la Construcción, es clave en estos objetivos. En este trabajo conjunto, del sector público y privado, surge el proyecto del Barómetro de la Construcción Araucanía, para entregar información que nos permita tomar mejores decisiones en torno a este rubro, tan importante en nuestra zona. Valoramos el trabajo del Observatorio Laboral del Sence, desarrollado por el Ider de la Universidad de La Frontera, en consolidar este proyecto pionero a nivel nacional. Gracias a su gestión hoy podemos tener mayor certeza sobre aspectos como las ocupaciones prioritarias del rubro, el estado de la industrialización y la automatización en la región, entre otros temas. La posibilidad que nos entregan estos datos es poder enlazar la capacitación al desarrollo del capital humano, permitiendo mantener puestos de trabajos y desarrollar carrera al interior de las empresas. Sin duda, todas estas acciones apuntan a un fin mayor, que es aumentar la empleabilidad y contribuir a que Chile pueda generar más empleo: un objetivo mucho más urgente en medio de las consecuencias de la pandemia que estamos viviendo y que ha afectado tanto a nuestra economía y a nuestra sociedad en general.

Ir al contenido